Skip links

¡Feliz Día de luchas Colegas!

Este 8 de marzo recordamos la participación de las mujeres en la historia colectiva como cada uno de sus desafíos en la defensa de la igualdad de derechos y en los procesos actuales de transformación cultural y social.
¡Feliz Día de luchas Colegas!

“Mujeres de la siembra y de la escarcha,
nuevas en la faena de levantar los días,
viejas de antiguos dolores y flagrantes heridas.
Aquéllas como calles arboladas de hijos,
éstas con las matrices secas tras múltiples hornadas,
y las holladas en el cuerpo y en el alma.
A todas, a todas, agito mi saludo
como un pañuelo blanco…

Las que en la madrugada desperezan el sueño
y las que recién encauzan sus cansadas vigilias,
las que trabajan a deshora y en las horas del día,
las que cuidan enfermos, las que curan dolores,
las que van al mercado, las que cavan los surcos,
las que muelen el grano,
las que lavan los patios,
las que zurcen y tejen,
las que amamantan niños y veranos.
Las que pasean dichas ajenas,
las que enseñan,
las que tienen familia y las que ni tienen cama,
las que están encinta y las que dan a luz
partes de sí mismas.
A todas, a todas, agito mi saludo
como un pañuelo blanco…

A las que se sacrificaron por habitar los sueños,
a las que no quisieron, a las que pernoctaron
las vigilias del hombre,
a las que se quedaron a velar a los muertos
después de la victoria, después de la derrota,
a las que no quisieron partir,
a las que dieron todo y se olvidaron de sí.
A las desposeídas y a las que maduraron,
a las que en los hogares respiran vapores agrios,
a las que esperan siempre
el milagro de un beso, de una amiga, de un niño,
a las eternas apasionadas de las vastas hazañas,
a las inspiradoras, a las viudas de recuerdos y desposadas de ensueños,
a las que no se resignan, a las que quieren su parte
en la aventura de los navegantes.
A las altivas mujeres de hoy
que son enteras como la tierra
que guarda en su seno la simiente.

A todas, a todas,
flameo mi saludo como una bandera y digo
¡Buenos días mujeres, buenos días al mundo!”

Fina Warschaver